Defensoría del Pueblo recomendó al Ejecutivo intensificar lucha contra la minería ilegal

AIDESEP
[caption id="attachment_1880" align="alignnone" width="620" caption="La lamentable situación de Madre de Dios por la minería ilegal."][/caption]El Defensor del Pueblo (e), Eduardo Vega Luna, exhortó a las autoridades del Poder Ejecutivo a intensificar la lucha contra la minería ilegal, en aras de frenar el crecimiento que viene experimentando esta actividad en los últimos años. Así lo señaló durante la presentación de los resultados de una supervisión a 27 instituciones del Estado, respecto al cumplimiento de los Decretos Legislativos promulgados al amparo de la Ley No 28815. Vega precisó que de un total de 135 obligaciones supervisadas, 64 se encuentran con avances, 22 en coordinación, 22 sin avances y respecto a las 27 restantes no se recibió información. “El balance no es desalentador. Sin embargo, invocamos a las autoridades, organizaciones y población en general, a contribuir en la consolidación del ordenamiento de la minería informal y la erradicación definitiva de la minería ilegal que tanto daño ambiental, social y económico hace a nuestro país”, enfatizó. El funcionario destacó que entre los principales avances se tiene la creación del Registro Nacional de Declaraciones de Compromiso y del Instrumento de Gestión Ambiental Correctivo para evaluar y mitigar el impacto ambiental. Asimismo, destacó el establecimiento de áreas geográficas, rutas fiscales y puestos de control en Madre de Dios; así como las acciones de interdicción realizadas en Loreto, Junín, Madre de Dios y Áncash que suman 59 durante el año 2012. Por ello, la Defensoría del Pueblo recomendó al Poder Ejecutivo, garantizar que en el Presupuesto de la Republica, se asignen los recursos financieros que permitan la implementación de medidas destinadas a enfrentar la minería informal e ilegal en todo el territorio nacional. “La minería ilegal contraviene frontalmente las leyes y el Estado de Derecho y su ilegalidad es causa de enormes perjuicios para la vida, la integridad, la salud de las personas, para el medio ambiente, el mercado, la economía y la propia institucionalidad del Estado” puntualizó el Defensor del Pueblo en funciones y a la vez recordó que “en Madre de Dios se han perdido, para siempre vidas humanas, bosques, tierras y ríos”.