Conoce a Fernando Durán, Presidente del Comité de Reforestación de Buen Jardín de Callaru

Cuando Fernando Durán se mudó a la comunidad de Buen Jardín de Callaru hace 5 años, inicialmente luchó por encontrar un medio de vida estable. Al poco tiempo pudo unirse con su hermano que vivía en la comunidad para cultivar cacao y consiguió pequeños trabajos en diferentes lugares que lo ayudaron a obtener suficientes ingresos para mantener a su esposa e hijo. Pero el camino fue difícil, especialmente porque las herramientas básicas como palas y machetes escaseaban en esta comunidad ticuna empobrecida y aislada.

Imagen

Cuando Fernando llegó, el pueblo de Buen Jardín de Callaru no tenía una fuente formal de ingresos ni una economía establecida. Los habitantes dependían estrictamente de la caza; pesca; cultivo de cacao, mandioca y frutas en pequeña escala; además de recolectar otros alimentos que abundaban en el bosque circundante. Esta forma de vida no era nada nuevo para el pueblo indígena Ticuna, que ha subsistido de la riqueza de los bosques de la región durante generaciones. Pero desde que se reasentaron en el río Callaru en el siglo XIX, después de que los extractores de caucho los expulsaran de su territorio original, la comunidad estaba experimentando un aumento de invasores ilegales que quemaban sus bosques, saqueaban sus recursos naturales y amenazaban a sus miembros.

La comunidad de Buen Jardín de Callaru obtuvo su título de propiedad colectiva en 2001, que, al menos en papel, protegía legalmente sus derechos sobre esta tierra. Sin embargo, el título no impidió que los productores ilícitos de coca traspasaran y prendieran fuego a vastas áreas de la selva, ni que los madereros ilegales saquearan el territorio de toda su valiosa madera. Cuando la comunidad trató de enfrentar a estas mafias, estas respondieron con intimidación y violencia, paralizando a la comunidad. La zona nunca fue visitada por agentes ambientales del Estado encargados de gestionar incursiones ilegales como las generadas por narcotraficantes. La tensión entre la comunidad y las redes criminales que operaban con total impunidad era alta.

Monitoreo con tecnología para un bosque seguro

En 2017, Fernando fue invitado a participar en una capacitación sobre monitoreo territorial en Iquitos a cargo de la Organización Regional de Pueblos Indígenas del Oriente (ORPIO) y la Federación de Comunidades Ticunas y Yaguas del Bajo Amazonas (FECOTYBA), apoyada por Rainforest Foundation US (RFUS).

“Esa capacitación nos abrió la mente y nos hizo ver más allá de lo que había ahí”, recuerda Fernando, refiriéndose a la perspectiva de combinar acción comunitaria, nuevas tecnologías como drones, y documentación rigurosa para abordar la deforestación ilegal que se estaba produciendo en sus territorios.

Si bien el proyecto entusiasmó a Fernando y a los demás miembros de la comunidad, al inicio se mostraron escépticos de que este programa pudiera producir resultados para la comunidad. Con demasiada frecuencia, los agentes del gobierno llegaban a Buen Jardín de Callaru y hacían promesas que nunca cumplían. “La gente de aquí estaba tan cansada de las mentiras que seguían llegando”, recordó. Nadie esperaba que el programa funcionara.

Monitoreo forestal: el éxito genera éxito

En poco tiempo, un grupo de monitores territoriales comunitarios había adoptado la nueva tecnología y patrullaba regularmente los límites de su territorio comunal para rastrear las alertas semanales de deforestación que llegaban a sus smartphones.

Después de que la comunidad involucrara a las autoridades peruanas para investigar una denuncia colectiva de deforestación ilegal en diciembre de 2018, la comunidad se sorprendió por cómo las incursiones ilegales disminuyeron significativamente.

Durante el año siguiente, la deforestación en su territorio disminuyó del 12% en 2018 al 0% en 2019, una tendencia que continúa en 2020. De hecho, muchas comunidades que implementaron el mismo programa de monitoreo vieron resultados similares, los cuales se presentaron en un estudio que proporcionó resultados preliminares sobre la efectividad de la estrategia de monitoreo basada en la comunidad sobre los niveles de deforestación en la región.

De la defensa forestal a la restauración forestal

Con la deforestación interrumpida por el programa de monitoreo, la comunidad comenzó a pensar en nuevas posibilidades. La nueva seguridad de sus territorios generó la esperanza de un futuro mejor. En las muchas reuniones comunitarias, Fernando se unió a otros para enfatizar la necesidad de fortalecer su economía local.

Inicialmente sólo un grupo pequeño de miembros de la comunidad se reunieron para participar en estas discusiones. Las sospechas en torno al proyecto por experiencias previas, aún impedían que muchos participaran. Aunque Fernando rechazó unirse al equipo de monitoreo para enfocarse en su creciente operación agrícola, continuó contribuyendo en las reuniones. Sabía que era importante para sus aliados conocer las verdaderas necesidades de la comunidad, la cual rara vez sintió los beneficios de las iniciativas anteriores debido a la mala coordinación e intercambio de información a nivel comunitario.

“Tenía muchas ganas de ver mejoras en la comunidad que me acogió hace años y sentía que podía hacer algo”, dijo.

Aunque a veces se sintió juzgado por miembros de la comunidad debido al éxito alcanzado en su operación agrícola, que requería largas y duras horas de trabajo físico, con el tiempo pudo ganarse la confianza de todos.

Se estableció un Comité de Reforestación encargado de tomar decisiones sobre qué plantar, en qué áreas, cómo monitorear los plantones y mantener la responsabilidad compartida. Al poco tiempo Fernando fue elegido como presidente del Comité. Se sintió honrado al saber que sus colegas confiaban en él para liderar el esfuerzo de una buena manera.

Mira el video completo del proyecto de reforestación de Buen Jardín de Callaru

Minga

Los miembros de la comunidad acordaron que lo ideal sería replantar áreas deforestadas con maderas duras previamente taladas y especies frutales generadoras de ingresos. Las especies y las áreas de reforestación fueron determinadas colectivamente por los miembros de la comunidad, y luego ORPIO y RFUS ayudaron a adquirir los plantones, las herramientas y brindaron la capacitación técnica.

“Al reforestar de esta manera nos beneficiamos en dos partes”, explicó Fernando. “Primero, en tener árboles frutales y los frutos que van a producir y que podamos vender para obtener ingresos … y en segundo lugar que las variedades de maderables continuarán desarrollándose y creciendo hasta que el árbol frutal haya alcanzado una edad en la que ya no es capaz de producir, dejándonos la madera «.

El comité también determinó que se debería comenzar a reforestar en beneficio de las personas de la comunidad que necesitaban más apoyo. En este caso, comenzaron con dos parcelas de tierra asignadas a Robinson Edwin Cobache y Jamber Pisco, quienes tenían familias que mantener y pocas oportunidades de ingresar a los mercados por su cuenta.

Los sistemas ancestrales de acción colectiva toman raíces

Con el tiempo, Fernando quedó impresionado por la forma en que la comunidad se unió en torno a un sentido de propósito común, revitalizando un sistema de trabajo colectivo utilizado desde la época de los Incas llamado “minga”. La minga en Buen Jardín de Callaru impulsó a familias, miembros de la comunidad e incluso miembros de las comunidades vecinas a unirse en solidaridad para hacer realidad el sueño de replantar su bosque.

“Empezamos de cero”, recuerda Fernando. «Empezamos como si no hubiera pasado nada». Entonces, un día, unos treinta miembros de la comunidad se unieron a la construcción del vivero de plantones. Semanas más tarde, miembros de dos comunidades vecinas se unieron a la minga, trayendo plantones que no eran fáciles de conseguir en los alrededores de Buen Jardín de Callaru. Cuando llegó el día de plantar los plantones, “niños, hombres y mujeres estaban preparando la tierra y plantando, terminando rápidamente en equipo”.

“Lo más increíble fue que la gente desconfiaba”, dijo Fernando. “Pero lo que más admiro es cómo se unieron. La mayoría de las personas aquí no están unidas, así que tenía mis dudas … No pensé que se unirían por un propósito común, pero sucedió «.

Minga: ¿un modelo de acción climática?

A medida que se difundieron las noticias del exitoso trabajo de monitoreo y reforestación de Buen Jardín de Callaru, las comunidades vecinas comenzaron a expresar interés en el modelo “de monitoreo a reforestación”. Como resultado, en agosto de 2020, Francisco Hernández Cayetano, Presidente de FECOTYBA, con el apoyo de Rainforest Foundation US, facilitó acuerdos con dos comunidades adicionales en la región -Bufeo Cocha y Santa Rita de Mochila- para transferir conocimientos y capacidades para expandir el impacto del programa.

Cuando comuneros de Puerto Alegre, San Juan de Barranco y Paraíso se unieron a la minga de Buen Jardín de Callaru, Fernando indicó que traían plantas nativas y maderas duras para que la comunidad pudiera reforestar lo que ya no tenía, para reforestar lo deforestado. Su sueño es que este proyecto crezca y contribuya a las mingas en otras comunidades. “Entonces nuestro vivero de plantones puede suministrarles cuando ingresen a este proyecto. Seríamos sus proveedores de plantones”.

Imagínese por un momento el futuro si nuestra sociedad global pudiera adoptar el concepto de la minga como lo han hecho Buen Jardín de Callaru y sus vecinos. ¿Podríamos unirnos como lo hicieron ellos, para abordar la emergencia climática que se nos avecina? ¿Podríamos unir nuestras manos en solidaridad, aportando nuestras fortalezas para ayudar a los menos favorecidos? ¿Podríamos basarnos en modelos sostenibles de desarrollo que hagan crecer la economía y al mismo tiempo fomenten la salud humana y ambiental? La respuesta es que sí es posible, que depende de nosotros y que debemos hacerlo.