Las 9 organizaciones regionales coordinan avances en el mecanismo TDC y la DCI

Este 11 de agosto, representantes de las 9 bases regionales de la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (AIDESEP) llegaron a Lima para participar en la Reunión de Coordinación sobre los avances en el mecanismo de Transferencias Directas Condicionales (TDC) y en la Declaración Conjunta de Intención (DCI). Esta actividad fue organizada por AIDESEP con el apoyo del Programa Nacional de Bosques del Ministerio del Ambiente, la cooperación técnica alemana (GIZ) y el Programa de las Naciones Unidas para el Desaroollo (PNUD).

Con respecto al TDC, como se sabe, este es un mecanismo en el cual se establecen convenios entre las comunidades y el Programa Nacional de Bosques (PNB) del Ministerio del Ambiente que tienen una vigencia de entre 3 a 5 años y tienen como principal objetivo la conservación de los bosques a través del financiamiento de planes de inversión en iniciativas en los ámbitos económicos, ambientales, de gestión, sociales, de salud, educación o saberes y costumbres ancestrales.

Este mecanismo implica, en primer lugar, el proceso de focalización en el que se identifican los ámbitos en los que se va a intervenir; en segundo lugar, se lleva a cabo la firma del convenio entre el PNB y las comunidades; de esta manera, se procede al financiamiento de los planes o iniciativas desarrolladas por las comunidades y, finalmente, se da la implementación de los planes y su respectiva evaluación.

Entre las zonas que presentan mayores avances en la aplicación de este mecanismo, se encuentra la selva central, entre Junín y Pasco, en donde varias comunidades ya implementaron sus planes de inversión por 5 años y se encuentran en proceso de ampliar el convenio.

Entre las principales metas a alcanzar por este mecanismo, está el lograr 2 millones de hectáreas de bosque conservados a nivel de comunidades nativas tituladas; y también el cerrar la brecha de 1.2 millones de hectáreas de bosques comunitarios conservados bajo este mecanismo.

Con respecto a los avances de la DCI, AIDESEP presentó las principales demandas territoriales aún vigentes, entre ellas, las demandas de implementación de reservas indígenas para los Pueblos en Aislamiento y Contacto Inicial (PIACI), la demanda de creación de reservas comunales con fondos DCI y las iniciativas de economía indígena sin generar daños en el bosque.

En este punto los representantes de las organizaciones regionales expusieron las principales trabas que encuentran en el proceso de titulación de comunidades y se dialogó sobre alternativas para superar estos obstáculos. Entre los principales problemas presentados, Lizardo Cauper de ORAU mencionó que las sobreposiciones de territorios de las comunidades con las licitaciones de palma aceitera son una de las principales trabas en su región, asimismo, denunció que actualmente existe una licitación de este monocultivo por 80 mil hectáreas que se superpondrá con el territorio de varias comunidades.

AIDESEP continuará trabajando para obtener mayores avances de la mano de sus bases regionales y lograr la titulación de las comunidades, un factor clave para frenar la deforestación.

Síguenos en las redes:

No se admiten más comentarios